Toleran una gran absorción de calor lo que los convierte en el complemento ideal para la conservación de la cadena de frío.